Seguidores

miércoles, 14 de marzo de 2007

Jasón, los Argonautas y Fermín Solís


Fermín Solís, máximo representante de la "Línea Blanda", nunca ha sido santo de mi devoción, he de reconocerlo. Pero visitando su blog he topado con esta joya. Se trata de una ilustración sobre un episodio apócrifo del mito de Jasón y los Argonautas.

Este episodio no es narrado tal cual por Apolonio de Rodas, ni por Apolodoro, ni tan siquiera aparece en las Argonáuticas Órficas, sino que es una recreación de uno auténtico elaborada por los guionistas Beverly Cross y Jan Read para la película Jasón y los Argonautas de Don Chaffey, (1963); que contó con la inestimable colaboración del mago de los efectos especiales Ray Harryhausen.

Como Solís confiesa en su blog, y podemos comprobar en su obra autobiográfica Los Días Más Largos, la película le marcó profundamente en su infancia.

"Desconfía del hombre que lleve calzado un solo pie", le había dicho el oráculo en cierta ocasión al rey Pelias de Yolco. Y de esta guisa, se presentó Jasón a su tío para exigirle el trono de su padre que usurpaba.

Como el tirano le había cogido gusto al cetro, pensó en el modo de deshacerse del jóven y le encargó una difícil prueba con la excusa de que tenía que demostrar sus actitudes, con la intención de que muriese en el intento de superarla. Le señaló como objetivo el robo del Vellocino de Oro, la piel de carnero consagrada a Ares que custodiaba un dragón en el reino de Eetes, Cólquide.

Ni corto ni perezoso, Jasón reune una expedición de héroes y embarca en la nave Argos amparado por Atenea, diosa de la sabiduría, rumbo a las costas del Mar Negro. Tras múltiples vicisitudes alcanza su trofeo y regresa a Yolco victorioso.

No me detendré en relataros sus aventuras en la isla de Lemnos, la de Cícico o las costas de Misia, ni hablaré del país de los Bébrices o del anciano Fineo y las Harpías. Tampoco de las traicioneras rocas azules, las Cianeas, ni del rey Lico o de Medea. No tendría espacio suficiente. Pero sí puedo recomendaros su lectura en alguno de los libros que las recogen, y cuyos autores ya he citado.

Espero que Solís se anime un día y nos ilustre todas estas historias. Igual me hago fan suyo entonces. Mentira, que ya lo leo.

Por cierto, en una versión porno de la película Piratas del Caribe, me refiero a Pirates protagonizada por Janine Lindemulder, tiene lugar una escena idéntica, aunque las intenciones de los esqueletos tal vez sean otras.

3 comentarios:

el editor breve dijo...

Eso de la línea blanda, ¿es ocurrencia tuya?

Si es ese el caso, hemos asistido al nacimiento de una etiqueta.

El Juan Pérez dijo...

Eso que me apunto.

Anónimo dijo...

Magnífica película aquella de Jasón para pasar un rato y recrear las retinas con una Grecia de celuloide, pero, tangible, que de no ser así sería tan sólo un sueño...
Felicidades por el blog.

Josantonio