Seguidores

miércoles, 3 de junio de 2020

Bucéfalo.



Calmó Alejandro a Bucéfalo poniéndolo a mirar el sol, pues descubrió que tenía miedo de su propia sombra. Pero igual fue porque el caballo vio al que sería su amo y tan pequeño que no le pesaría llevarlo sobre el lomo.


jueves, 28 de mayo de 2020

Una buena dote.





"(...) Los asirios venden en el mercado a las doncellas a los que quieren casarse, en primer lugar a las más nobles y hermosas, a continuación a las demás una tras otra; y cuando llegan a las más feas, proclaman cuánto quiere recibir alguno para casarse con éstas y lo reunido por el precio de las más agraciadas se lo añaden a éstas". Isígono de Nicea, (SigloI).


lunes, 25 de mayo de 2020

De otros tiempos.



Mister Robinson se pegó a la piedra, como el musgo, pero expuesto al sol, para calmar el dolor de huesos que lo martirizaba sin piedad.
Oteaba el horizonte de bella campiña, las suaves colinas, deseoso de ver asomar en lontananza a los temibles sajones armados hasta los dientes, para darle la oportunidad al rey Arturo de acudir y poner orden.
Pero ni los cuervos trazaban círculos en el cielo.
- No alcanzo a comprender cómo se las apañaron nuestros antepasado para levantar este pórtico - comentó el joven Pitt, comprobando la solidez de la mole pétrea como el que golpea el muslo de una fuerte aldeana.
- La ciencia, amigo - respondió Mister Robinson, con su voz cascada por el aguardiente, un brandy que quemaba como la lumbre -. Cuestión de ciencia.
- Probablemente gente muy sabia.
- Pero poco práctica, amigo. Y eso debió conducirles a la ruina, como queda de manifiesto si miras a tu alrededor.

J.F.P.R. Tales.



jueves, 2 de abril de 2020

El señor marqués, por Luis Bonafoux.


"(...) Cuando el señor marqués hace una de esas obras de misericordia, que ignora la patria, es fama que defeca con más tranquilidad que de costumbre. Porque hay que advertir -como detalle para la Historia- que uno de los placeres, tal vez el único, del señor marqués es la defecación. Sobre todo de noche al acostarse, el señor marqués se está en el retrete mientras fuma un puro, que enciende al entrar allí y que no deja hasta acabarlo por completo en aquel sitio misterioso, dejando en el suelo, como recuerdo, un cucurucho blanco."
Los Españoles en París, Luis Bonafoux, 1855-1918.

viernes, 6 de marzo de 2020

Danza espartana.



"Los espartanos, famosos por ser los más bravos de los griegos, aprendieron de Cástor y Pólux la cariática, (un tipo de danza que se aprende en Caria, distrito de Laconia), y todo lo hacían con la ayuda de las Musas, hasta el punto de luchar al compás y ritmo de la flauta y el avance acorde del paso. Y la primera señal para entrar en combate la da la flauta; por eso los espartanos vencían a todos, porque les guiaba la música y el ritmo. 
Todavía ahora se puede ver cómo sus efebos aprenden tanto a danzar como a combatir. En efecto, cuando en los entrenamientos dejan de luchar entre sí, dando y recibiendo golpes, la lucha termina en danza. Un flautista situado en medio toca la flauta y marca con el pie el ritmo; y ellos, formando en fila y avanzando al compás, exhiben toda clase de figuras, unas veces guerreras y otras corales, que son gratas a Dionisio y Afrodita. " Luciano de Samosata, La Danza, (siglo II).


lunes, 24 de febrero de 2020

La anciana y bruja Diotime.



Personajes de novela. Esta es Diotime, una vieja que ronda por el puerto de Ostia. Siempre va acompañada de un numeroso cortejo de gatos. Vive de engañar a los incautos que preguntan por el futuro y las ilusas que quieren conseguir un amante. No tiene mal corazón, pero no conviene tenerla como enemiga.



Pimientos indigestos y el amigo Tíscar



Jesús, Jesús Tíscar Jandra, es el Luciano de Samosata del siglo XXI, pero de Jaén. ¿Qué no sabes quién es Luciano de Samosata? ¿Qué no sabes dónde está Samosata? ¿Qué no llega el tren a Jaén? No importa, porque seguro que conoces a Jesús o estás a punto de indigestarte con él, si no lo hiciste antes, pues ya tiene a la venta otro libro. Sí, otro de esos librillos con los que él aparece de tarde en tarde, a la vuelta de sus exilios, o de comer de casa de sus papas, con cuentos u relatos cortos donde sale gente de la calle, que se para a tomar unas cañas y un plato de alcaparrones en una tasca, y discuten en alto de cosas sin importancia, pero que parecen de veras, con propósito de enmendarlas. Y cosas así, que no cuento para que te las leas. Este nuevo tiene portada de Yolanda García Delgado, escultora ella, pero en blanco y negro, que queda más serio, como el humor del autor, que indigesta a los que corazón no tienen.


miércoles, 19 de febrero de 2020

Reseña en Diario Jaén: Una Novela Bizantina.

" Artista multidisciplinar son dos palabras que si fueran un chicle ya no tendrían sabor de tanto uso, sin embargo, puede ser una definición perfecta para Juan Francisco Pérez Ruiz, aunque él mismo asegura que tiene “muchos nombres”. En el ámbito de la literatura es JFPR Tales, en el de la ilustración El Juan Pérez. Una manera de dar una vuelta de tuerca a “un nombre muy vulgar”, como él mismo explica. Ahora presenta su tercer libro, Una novela bizantina, donde vuelve a aunar su pasión por la historia con la de la literatura, creando un libro en el que los acontecimientos históricos sirven como escenario perfecto para las peripecias que viven sus personajes de ficción. (...) "

Javier Gallardo.

Reseña completa: 
https://www.diariojaen.es/cultura/un-relato-que-une-ficcion-y-acontecimientos-historicos-XJ6803011