Seguidores

miércoles, 19 de febrero de 2020

Reseña en Diario Jaén: Una Novela Bizantina.

" Artista multidisciplinar son dos palabras que si fueran un chicle ya no tendrían sabor de tanto uso, sin embargo, puede ser una definición perfecta para Juan Francisco Pérez Ruiz, aunque él mismo asegura que tiene “muchos nombres”. En el ámbito de la literatura es JFPR Tales, en el de la ilustración El Juan Pérez. Una manera de dar una vuelta de tuerca a “un nombre muy vulgar”, como él mismo explica. Ahora presenta su tercer libro, Una novela bizantina, donde vuelve a aunar su pasión por la historia con la de la literatura, creando un libro en el que los acontecimientos históricos sirven como escenario perfecto para las peripecias que viven sus personajes de ficción. (...) "

Javier Gallardo.

Reseña completa: 
https://www.diariojaen.es/cultura/un-relato-que-une-ficcion-y-acontecimientos-historicos-XJ6803011



sábado, 25 de enero de 2020

Reseña a Una Novela Bizantina de J. F. P. R. Tales, por Soraya Murillo.


Una estupenda reseña, de mano de Soraya Murillo Hernández.

"Podría decirse que estamos ante una novela histórica con personajes reales e imaginarios, aunque eso no sería del todo cierto. Los libros de historia suelen estar repletos de fechas y a menudo aburren los hechos, pero éste no es el caso. El autor da vida a la narrativa histórica con emoción y descripción vívida. Usa palabras poco utilizadas, maneja a la perfección el arte de saber escribir. Vais a leer sobre viajes, naufragios, separaciones, aventuras y amores. El pasado está ahí, no es fácil llegar a la verdad con el poco legado que quedó. J.F.P.R. Tales no se perdió en los detalles, escribió una historia para entreteneros y en verdad lo ha logrado.

Usando un buen vocabulario repleto de descripciones limpias, más allá de lo que sabe de historia entendió que los lectores no tienen por qué conocer esa época. Así que utiliza intrigas palaciegas, traiciones, venganzas, lazos familiares para introducirnos en el siglo VI.
Nos llevará a cuando Teodorico se convirtió en el árbitro de Occidente, rey de los ostrogodos y de Italia. Gracias a complejas alianzas logró una buena convivencia entre bárbaros, romanos, arrianos y católicos." 

(...)

Continúa en: Babelio. 



jueves, 16 de enero de 2020

Una novela bizantina, en papel.





Durante años, Teodorico, rey de los godos, amparado por el poder de sus ejércitos y una compleja red de alianzas matrimoniales, ha gobernado Occidente con mano de hierro y conseguido la convivencia pacífica entre bárbaros y romanos, arrianos y católicos. Sin embargo, ahora, ese difícil equilibrio parece estar a punto de venirse abajo. Unas cartas, interceptadas por los espías del rey, implican a un grupo de senadores en una conjura contra su reino. Entre ellos está Boecio, el magister officiorum, su hombre de confianza.
A la acusación de traición se suma pronto la de brujería y el resultado es la prisión y la condena a muerte.  
Como respuesta a la detención del patricio, Justino, el anciano emperador de Oriente, decreta la persecución de los seguidores de la secta arriana. Detrás de su decisión parece estar el criterio de Justiniano, su sobrino, un hombre ambicioso que aspira a hacerse con la púrpura imperial y alberga oscuras intenciones respecto a los reinos bárbaros de Occidente.
Irritado por el edicto, el rey godo recurre al papa Juan, un hombre humilde, y lo obliga a trasladarse hasta la capital del Imperio para mediar en favor de los arrianos.  
Una muchacha, Tarsiana, hija de un humilde músico que vive en uno de los barrios más populares de Roma, persigue una quimera y en su pasión desordenada arrastra a cuantos la rodean, obligándolos a viajar y vivir grandes aventuras, a separarse unos de otros, hasta que finalmente vuelven a reunirse con ella en la capital del Imperio, Constantinopla. 

Comprar. 

viernes, 26 de julio de 2019

Un ejemplo de Valle Inclán.


"Amaro era un santo ermitaño que por aquel tiempo vivía en el monte vida penitente. Cierta tarde, hallándose en oración, vio pasar a lo lejos por el camino real a un hombre todo cubierto de polvo. El santo ermitaño, como era viejo, tenía la vista cansada y no pudo reconocerle, pero su corazón le advirtió quién era aquel caminante que iba por el mundo envuelto en los oros de la puesta solar, y alzándose de la tierra corrió hacia él implorando:
-¡Maestro, deja que llegue un triste pecador!(...)" 

Valle Inclán, Un ejemplo.


lunes, 22 de julio de 2019

Canterbury tales



"Como tú, yo también tengo esposa, y ni por todas mis parejas de bueyes de labranza me permitiría que me llamasen cornudo, a no ser que realmente lo fuera, y estoy seguro de no lo soy. Un hombre no debe hurgar en los secretos de Dios o de su mujer. Mientras encuentre en ella fecundidad, no debe preocuparse de las pequeñeces." Geoffrey de Chaucer, Cuentos de Canterbury.


viernes, 28 de junio de 2019

Alejandro Sawa



"¡Para qué seguir, para qué insistir! Ya no lucho; me dejo llevar y traer por los acontecimientos. Hombres y cosas me han hecho traición, o no han acudido a mi cita. Me sería difícil decir un solo nombre de mortal que se haya sentido hermano mío. Me puedo creer en una sociedad de lobos. Llevo en todo mi cuerpo las cicatrices de sus dentelladas y oigo aullidos cuando reconcentro mi espíritu para evocar recuerdos." 

Alejandro Sawa, Iluminaciones en la sombra.