Seguidores

viernes, 16 de marzo de 2018

Quevedo leía a Luciano


A Quevedo le gustaba Luciano, el de Samósata, y de mucho leerlo quiso imitarle. Y lo hizo. Mas no por ello quedó atrás en gracia y donaire. 



martes, 6 de febrero de 2018

- Se mueve -, dijo Galileo.




- Y sin embargo se mueve -, repitió por lo bajini mientras el inquisidor lo observaba con las cejas muy alzadas y boca de asco. Al día siguiente le leyeron la cartilla en la iglesia de Santa María sopra Minerva de Roma. Quedó condenado a arresto domiciliario y a desdecirse. Pero no lo hizo y persistió en su yerro. Y eso los papas no se lo perdonan.