Seguidores

jueves, 14 de febrero de 2008

El último romántico.


Un viejo vagón de tren siempre fue un lugar romántico.

1 comentario:

A. Romero dijo...

¡Hombre! Qué alegría...

(Conste que lo digo sin retranca)