Seguidores

viernes, 7 de diciembre de 2007

Exposición de MAX en Córdoba, 1987.


A mediados de la década de los 80 y primeros de los 90, años de la "movida", Córdoba fue lugar de obligado peregrinaje para todo buen aficionado al comic que entonces se preciase de serlo. Por sus jornadas se pasearon figurones de la talla de Hugo Pratt, Alberto Breccia, Moebius, Carlos Giménez, Nazario, Manuel Vázquez, Jesús Blasco, Ivá, Gallardo, Calpurnio, Gallego y Rey, Shelton, etc, etc. Algunos afortunados tuvimos la suerte de conocerlos personalmente y de disfrutar con las magníficas exposiciones de sus trabajos que por aquel entonces se montaron en la luminosa ciudad del Guadalquivir.




MAX tampoco faltó a la cita. En 1987 se hizo una exposición completísima de su obra en las salas de la Posada del Potro, frente al museo de Julio Romero de Torres. Ya en esos días era un artista puntero que recibía el alago de críticos y la admiración de principiantes y lectores en general.




En aquella muestra pudimos sorprendernos con sus originales a color y en blanco y negro, por su pulcritud y limpieza, de una insospechada calidad gráfica. La mayoría de los trabajos expuestos los vimos publicados en el álbum titulado La Muerte Húmeda, aunque había otros muchos.




No evitamos la oportunidad de darle la paliza bajo el pozo del patio de la Posada del Potro, donde le arrinconamos unos cuantos seguidores suyos, (aún no se nos llamaba frikis), para conseguir algunos dibujos de su propia mano. Recuerdo que comenzó dibujando un Peter Pank muy currado, que se fue quedando sin pelo y reduciendo su tamaño conforme se repetía hoja tras hoja, y acentuando un rictus de enfado en su cara. En los últimos el personaje echaba humo por las orejas. Fue como ver hacer una película de dibujos animados en vivo.




Aquellas Jornadas las medio organizaba Miguel Lara, desde el área de cultura del Ayuntamiento de Córdoba, de cara al público, aunque en realidad andábamos unos cuantos meneándolo todo desde la trastienda.



Fueron años bonitos de los que queda una mierda. Así es la vida, qué le vamos a hacer.

3 comentarios:

rafa infantes dijo...

Qué recuerdos! Si ir más lejos y veinte años después de aquellas viviencias, me planté el otro día en Sevilla para sacarle a Max otro dibujito, en esta ocasión un Bardín la mar de resalao. Y es que en el fondo seguimos siendo los mismos pero eso sí... con veinte años más.

El fan Nº1 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El fan Nº1 dijo...

¿podias postear todo el catalogo?o al menos que se pudiese ampliar la imagen