Seguidores

miércoles, 11 de abril de 2007

Venturas y Desventuras del Ojo del Culo.

Los hay que cuando van a ensuciar se llevan una revista o un tebeo, los más intelectuales un libro, y en la actualidad casi todos la tablet. 
Don Francisco de Quevedo y Villegas, Quevedo para los estudiantes, compuso un libelo sobre el agujero del culo mientras desalojaba una tarde. Sin duda aprovechó papel y tinta que más a mano tenía, y no por ello merece menosprecio.
Se lo dedicó a Doña Juana Mucha, Montón de Carne, Mujer gorda por arrobas. Y parece que el asiento era cómodo, poca la prisa o difícil el parto pues son bastantes las líneas que dedicó a la misma.

Pinchando en el título te sale donde leerlo.






2 comentarios:

Señor Burcha dijo...

El culo es la base del conocimiento humano. Donde se asienta la inteligencia y el resto del organismo, por supuesto.
Aquí un sitio dedicado al estudio de tan profunda materia:
http://escudella.blog.com

El Juan Pérez dijo...

I M P R E S I O N A N T E.

Es cierto eso que dicen de que "hay gente pa to".