Seguidores

lunes, 23 de abril de 2007

Revolución cultural.

El Día del Libro, sí señor. Ese día que en España se celebra con la lectura pública del Quijote, a cargo de espontáneos y famosetes de diversa índole y condición. ¿Cómo se celebrará en otros países?¿Se leerá algún otro libro emblemático?¿Se interrumpirá la lectura de los gobernantes? A saber.
El propósito de este invento es animar al vulgo a la lectura. En este país se lee poco o solo el Marca. En un día como hoy, se hacen descuentos en las librerías y se sacan los libros a la calle, para captar lectores. O tal vez para elevar las ventas.
Es curioso que teniendo como tenemos el país lleno de tiendas de todo a un euro no se vendan en ellas más libros. Sería estupendo poder llevarse diez kilos de libros por cinco euros, por ejemplo. O que te ofrecieran libros en vez de deuvedes en las terrazas de las cafeterías:
- Dame las completas de Galdós, majete, (o guapa).
-Un euro.
Y te tomabas tus birras con los Episodios Nacionales a solas o con Fotunata y Jacinta a escote.
En fin, es un soñar.

1 comentario:

Álex dijo...

En realidad no estamos tan lejos de eso. Por supuesto que lo último de Umberto Eco cuesta un dineral, pero uno puede encontrar todo tipo de obras (clásicas o no) a precio de risa sin tener que rebuscar demasiado. El problema es otro: la gente no lee ni borracha. Ya lo señalaba Enzensberger en un estudio sobre el negocio editorial del libro de bolsillo: la mayoría que compra y no lee subvenciona a la minoría que lee.