Seguidores

martes, 5 de febrero de 2013

Ricardo III



Ricardo estacionó su cuerpo en un parking de Leicester, England, hace muchos siglos.
Parece ser que padecía de algún mal en los huesos y por esa razón andaba raro, y adoptaba posturas aún mas raras.
Los medievales lo pintaron como ambicioso y cruel, y muy feo.
Cuentan que en la batalla de Bosworth, luchando contra Enrique Tudor, le abandonaron los suyos.
Pese a su arrojo y valentía murió rodeado de enemigos gritando: "¡¡¡Traición, traición, traición!!!"
Shakespeare lo describió vendiendo su reino por un caballo. Finalmente quedo sin ambos.

1 comentario:

Sekhmet dijo...

Gracias Juan.

Ayer escuché la noticia de que encontraron los huesos de Ricardo III en el parking :p y se me vino a la cabeza la frase de Shakespeare en Richard III: "No beast so fierce but knows some touch of pity".

En fin, creo que El Chéspir era un tolas je je!