Seguidores

domingo, 30 de enero de 2011

Sirenita.


Así no era la leyenda. Esto es una hipótesis de trabajo. Digamos que Ulises envió a sus hombres a Ítaca con el mensaje de que se iba a retrasar unos días. Y a bordo de una chalupa, se acercó a ver si las sirenas cantaban como los ángeles y tenían patas de buitre. Navega hasta los arrecifes y tropieza con una. Descubre entonces que es pariente de las pescadillas, que canta como las ballenas y que no es una devorahombres precisamente, sólo un poco gótica.
Menuda historia!

3 comentarios:

nEjO dijo...

Pero sigue siendo una historia epica algo gotica claro

Sonia dijo...

Yo también quiero camisetas con estos monigotes, por faaa

Eva dijo...

Jeje curiosa versión, me ha gustado el aire que le has dado a esta leyenda. Ha quedado también muy simpática la ilustración. Debes de utilizar mucho los pinceles y el aerógrafo; eso tengo que practicarlo... se logran detalles y texturas muy interesantes.