Seguidores

miércoles, 21 de octubre de 2009

Despedida.


Sir Smith, abandonaba Yibraltar camino de las Indias occidentales, y obsequiaba a su amada, Mis Dolores Aranda, con el camafeo que había pertenecido a su madre.

No te olvidaré nunca, decía ella, ten cuidado con las Indias. No te preocupes, él, sólo me interesa el algodón.

Y embarcó, y el galeón se perdió en lontananza.

Ella echó una lagrimita y se compró un mono. Smith naufragó y se lo comieron los caribes.

En el peñón la vida continúo sin sobresaltos.

3 comentarios:

Manuel Amaro dijo...

No me jodas perez, ese no es Smith. Ese es Guybrush Threepwood con la princesa leia.

Vázquez dijo...

gracias por tu comentario , hacia mucho que no me pasaba por aqui
a ello voy
besazo

Medusas y Ballenas dijo...

Cuanta historia triste, aunque siempre puede acabar peor.