Seguidores

lunes, 9 de julio de 2007

La Alhambra no es maravilla.


-El voto ha estado mu dividio. Me dice un compadre de Motril entre caña, tapa y caña. -Sobre to por la confusión.
Y es que más de uno no sabía con exactitud que es lo que votaba.
-La culpa la tié el botellón que to lo trastoca. - Bufa, con la boca llena calamares mientras echan el Canalsur por la tele, y bebe.
Si es que en esta tierra gusta mucho la rubia y si viene acompañá, mejor, de unas papas asás o unos boquerones fritos. Y ahí a estao la ruina, me sopla, que muchos han confundio la birra con el mirador el moro y se han hecho la picha un lío.
-Ahora, que no hay pena. Ha sío como perder en la eurovisión. Mañana no se acuerda ni Dios. Y guiris en chanclas no van a faltar, ni estudiantas de Filología. De follar vamos a estar sobraos. Que se lo pregunten al Cabrera.

4 comentarios:

Arkano dijo...

lo realmente gracioso es que este rollo de las maravillas lo invento un millonario para hacerse mas millonario a costa de SMSs, y que no tiene ningún valor, que el valor artístico e histórico de un monumento no es un concurso de popularidad, pero bueno.

¿Que la alhambra no es una maravilla? mas bien es que pasamos de enviar un SMS para que un tio se haga mas rico de lo que ya es y que al final diga lo que ya sabemos.

juanfran dijo...

Hala!!, cria fama y échate a dormir.
Pero tienes toda la razón esto está lleno de maravillas sin que nadie tenga que venir a decírnoslo.

Alvaro Peña dijo...

Los españoles sabemos la cantidad de maravillas que hay en nuestro pais y no necesitamos que estén en un top ten para saberlo, hay tantas en España que no habría lista para votar.

rafa infantes dijo...

Esto es un buen montaje publicitario que, como mencionáis, alguien ha puesto en marcha por la pasta. Si la Alhambra hubiera ganado nadie dudaría en enarbolar esa bandera para atraer aún más turistas pero como bien habéis dicho eso no quitaría ni añadiría ninguna de las virtudes que la han hecho ser un impresioante obra de arte de la historia. Hay muchas otras por nuestra tierra, que cada uno las descubra por sí mismo y no porque venga una campaña de criterio dudoso a poner una etiqueta.