Seguidores

viernes, 1 de junio de 2007

La Guerra Civil en la frontera.

" Yo creí que la guerra tendría algo bonito y a veces genial, pero empiezo a convencerme de que no tiene nada de eso. Resulta una cosa pesada, estúpida y completamente mediocre.
Creí que la guerra, sobre todo en pequeño, tendría su malicia y su habilidad, pero aquí al menos no se nota. Lo único que inmediatamente se ve es que se debe de gastar una cantidad de municiones enorme, y que los rojos no cuentan con las suficientes y carecen además de toda disciplina.
De habilidades y de malicias de guerras, absolutamente nada. Unos y otros escondidos, unos con más municiones, lo otros con menos, y éstos al último, después de resistir algo, huyen. Todo ello de una vulgaridad, de una mediocridad que asombra. Es como una pedrea de chicos.
Ni ciencia, ni arte, ni nada. Sería preferible que llegue a dominar en la guerra la bomba atómica o la bomba de hidrógeno, porque por lo menos entonces se tratará de algo más definitivo, más rápido y menos vulgar que ahora, en donde todo es aparato y mediocridad."
Pío Baroja, La Guerra Civil en la Frontera. Ed. Caro Raggio, 2005.

5 comentarios:

Álex dijo...

Je je je (gulp)

Arkano dijo...

Juan, echa un vistazo a pieza de coleccionista que guardo en mi colección de cómics. :P

Arkano dijo...

me falta un "la" en esa frase :P que no se pueden editar comentarios en blogger es un fastidio.

El Juan Pérez dijo...

Qué detalle Arcano...
Ahora precisamente estoy con unos dibujos tuyos de cuando estábamos en el taller. PIENSO COLGARLOS!!!

Arkano dijo...

jajaja que horror (ejem) digo... ¡que bien! :P