Seguidores

martes, 1 de mayo de 2007

CORTO MALTÉS murió en JAÉN


De Corto Maltés sabíamos que había muerto en la Guerra Civil Española, defendiendo a la República como soldado de las Brigadas Internacionales, y poco más.
Hugo Pratt murió antes de ofrecernos esa historia de la que tan sólo existen vagas referencias en otras obras suyas y en algunas entrevistas. Por tal razón, todo lo que al respecto pueda escribirse son meras conjeturas.
Al menos hasta ahora.
Un amigo mío, Francisco Ruiz, historiador e investigador, literato y crítico a veces, me comenta en uno de sus emilios haber reunido la documentación suficiente para demostrar con pelos y señales que Corto Maltés murió en Jaén a manos de su "amigo" Rasputín, cuando buscaba la pista que conduce a la Mesa de Salomón en los relieves de la sillería del coro de la Catedral, en el preciso instante en que los nacionales tomaban la ciudad al asalto y toda resistencia resultaba vana.
Ruiz ha reunido una documentación precisa al respecto que parece no abrigar duda. Corto Maltés estuvo en Jaén durante la Guerra, pues lo acreditan las cartas que se conservan de Miguel Hernández donde el marino es mencionado. También existen fotos de la prensa donde nuestro personaje aparece entre los voluntarios brigadistas de Jaén. Pero quizás lo más interesante resida en dos datos de especial trascendencia:
1º) El escritor Juan Eslava Galán ha escrito numerosos libros sobre la ubicación de la Mesa de Salomón en la provincia de Jaén. De gran utilidad al respecto le fueron los escritos de un joven funcionario de Bellas Artes, hallados en el archivo de la ciudad. En ellos aparecen anotaciones en los márgenes sobre una misteriosa organización masónica y en varias ocasiones los nombres de Corto y Rasputín. Desgraciadamente el joven burócrata fue fusilado al acabar la guerra.
2º) La reciente construcción de un aparcamiento subterráneo en Jaén junto a la vieja cárcel, sacó a la luz una fosa común. En ella se apiñaban los cuerpos de los republicanos que habían sido condenados a muerte y fusilados. En los primeros momentos del descubrimiento, algunos de los trabajadores se hicieron con varios de los objetos que los cadáveres portaban entre sus ropas. Con posterioridad devolvieron lo encontrado a las autoridades competentes. Todo salvo un diario que uno de ellos conservó. Este diario, tras muchas vicisitudes, (que no vienen al caso pero algún día relataré), terminó en el buzón de mi amigo. Para sorpresa suya se trataba de unas memorias de puño y letra del mismísimo Rasputín. En ellas hablaba de la búsqueda junto a Corto de la Mesa de Salomón y confesaba su crimen. También mencionaba el interés de una misteriosa organización secreta por la reliquia. Y señalaba las claves para dar con la Mesa.
Bien, y esa es la historia. Mi amigo sigue trabajando al respecto con entusiasmo y parece ser que ya hay algún editor interesado. El caso es que no se exactamente como va el tema porque hace días que no contesta a mis llamadas y ninguno de sus vecinos ha podido darme referencia alguna sobre su paradero. Supongo que andará en algún congreso o algo por el estilo.
Bueno, ahora tengo que dejaros, me acaban de traer un paquete los de SEUR. Por el tamaño diría que se trata de un libro, el caso es que no trae remite. En fin, ya os contaré.

10 comentarios:

RM dijo...

Corto se quedó ciego en la Guerra Civil Española, no murió.

"La balada del Mar Salado" comienza con una carta mecanografiada, escrita en Viña del Mar (Chile), y fechada el 16/6/64 por R. Obregón Carranza donde se dice: "Se me estruja el corazón cuando veo al tío Corto sentado en el jardín, con los ojos apagados, frente a su grande y querido mar...".

malagon dijo...

muy interesante la entrada

El Juan Pérez dijo...

La cita que mencionas, RM, es cierta. Pero en una entrevista efectuada por Joan Benavent a Hugo Pratt en 1979, y que se publicó en España en el número dos de la colección de Norma Editorial "Un Hombre Mil Imágenes" dedicado a Pratt, (1983), página 6, podemos leer:

JB. ¿Artísticamente hablando; en quién basó su diseño el Sr. Pratt?

HP. (...) Para la construcción del "Corto Maltese" como personaje hay medio siglo de mi vida...eso sí, en algún momento el Corto morirá y eso posiblemente ocurra durante o al terminar la guerra civil española. Antes lo meteré en el Buenos Aires de principios de siglo, bailando el tango o con la Polaca, jugando al billar, quizá también me ocupe de su juventud...veremos.

O Pratt se hizo un lío o tenía pensado un final distinto al de la Balada.

rm dijo...

O, simplemente, "muere" Corto el aventurero y nace Corto el hombre.

El Juan Pérez dijo...

Yo creo que nace el mito y crece como bola de nieve.

Isabel dijo...

Eso es cierto? Ten mucho cuidado con los Seures...
Pero si sabes donde esta la Mesa, dinoslo, que la queremos ver

PAblo dijo...

Como lea su blog el Iker Jiménez le lleva a usted a su programa a hablar sobre la Mesa de Salomón, aunque a mí me gustaría más que hablasen de Corto y de Pratt.;-D

Gran post y gran blog.

El Juan Pérez dijo...

No estaría mal.

rafa infantes dijo...

Corto no ha muerto, fuentes bien informadas (que por cuestiones de seguridad no puedo desvelar) afirman haberlo visto junto a Elvis regentando un garito en una paradisiaca isla de los mares del sur.

El Juan Pérez dijo...

Este... Tendremos que cerciorarnos tomando unas birras en ese lugar.