Seguidores

martes, 29 de marzo de 2016

La Edad Oscura.


Una nueva Edad Oscura se dibujaba en el horizonte. La destrucción era el credo que se avecinaba. La Razón cedía el paso a la Ignorancia. El Dios único ya no se soportaba a sí mismo y había optado por la  autodestrucción.
Y fue entonces cuando las viejas deidades se agitaron en las profundidades, como si un pulmón se hinchase de aire. El Fin estaba cerca pero el Renacimiento también.