Seguidores

martes, 11 de marzo de 2008

Don Fermín De Pas, el Magistral.


"Una tarde entró De Pas en el confesonario con tan mal humor, que Celedonio el monaguillo le vio cerrar la celosía con un golpe violento. Don Fermín bajaba del campanario, donde, según solía de vez en cuando, había estado registrando con su catalejo los rincones de las casas y de las huertas. Había visto a la Regenta en el parque pasear, leyendo un libro que debía de ser la historia de Santa Juana Francisca, que él mismo le había regalado. Pues bien, Ana, después de leer cinco minutos, había arrojado el libro con desdén sobre un banco."


Leopoldo Alas Clarín, La Regenta.

1 comentario:

Alvaro Peña dijo...

y genial tu ilustracion, una belleza