Seguidores

sábado, 23 de abril de 2016

Alejandro y Tebas.



Ordenó Alejandro al flautista Ismenias tocar la flauta mientras ardía Tebas. El rey arrasó la ciudad porque los tebanos, creyendo en la palabra de Demóstenes, se habían sublevado. Y sólo perdonó la casa de Píndaro, el poeta.