Seguidores

martes, 5 de junio de 2012

El origen de Orión.



Muchas son las versiones que la mitología ofrece sobre el origen de Orión, el gigante más bello de cuantos pudiera haber habido en la antigua Hélade, pero ninguna tan pintoresca como la que Higinio y otros cuentan.
Y es que los poetas narran en sus libros que Poseidón, (o tal vez su hermano Zeus), acompañado de Hermes, topó con Hireo, un día que ambos paseaban por el campo.
Era este Hireo un viejo apicultor que deseaba tener un hijo pero siendo ya impotente y viudo había perdido toda esperanza de conseguirlo.
He aquí que como hombre hospitalario que era ofreció a los dioses parte de su comida y estos en agradecimiento le prometieron cumplir su deseo. Entonces ambos orinaron, (o tal vez se masturbaron), sobre la piel de un toro y le dijeron al pastor que la enterrase en la tumba de su esposa. Así obró nuestro hombre y a los nueve meses nació Orión, cazador destinado a ocupar un lugar en las estrellas.