Seguidores

martes, 13 de febrero de 2007

¿Manga? Judo.

No, no es que me haya pasado al manga, del que por otra parte gusto. No es esa mi intención.

Se trata de que llevo un tiempo acariciando la idea de hacer una historieta sobre el Judo.

No es que lo practique, en absoluto. Pero tengo un hermano, uno solo, campeón de España varias veces y algo se pega.

Ya se que del Japón sólo parecen saltar ninjas y samuráis, y esto del Judo puede sonar algo atípico, pero también resultar divertido e interesante.
La historia va del chico de pueblo con muchos pájaros en la cabeza que en lugar de quedarse en casa ayudando a sus padres campesinos, se marcha a la aventura en busca de un maestro de artes marciales. Después de varias vicisitudes, de encuentros y desencuentros, tropieza con el maestro Jigoro Kano, o un mellizo suyo, y se inicia con éxito en el esforzado camino del Yudo.

El director Kurosawa, el emperador del cine, se ocupó del tema en dos películas, La Leyenda del Gran Judo, (su primera película), y la Nueva Leyenda del Gran Judo. En esta saga, el protagonista, Shansiro Sugata, tras un largo aprendizaje físico y moral se convierte en un extraordinario campeón. El momento cumbre de la historia tiene lugar cuando el héroe sufre una metamorfosis y trasciende sobre lo ordinario, una especie de iluminación comparable a la flor de loto que se abre. La serie fue un éxito en Japón.

En contra de lo que pueda creerse, el Judo no es un deporte violento. El Judo es definido como el "camino de la suavidad". No se trata de atacar sino de defenderse aprovechando la fuerza del adversario. Con el entrenamiento y la disciplina se educa el cuerpo y la mente.

Bueno, en el comic que preparo el protagonista es Nagakito; el significado del nombre es complejo, necesitaría otra entrada tan larga como esta para explicar la sutileza del término. No quiero aburriros más.

"Todo lo que nace proviene necesariamente de una causa; pues sin causa nada puede tener origen".

Es un dicho de Platón. No practicaba el Judo pero, como griego que era, ejercitaba su cuerpo lanzando el disco y la mente con la filosofía.

3 comentarios:

Cholita dijo...

Que alegría de hermano, menudo espacio se ha montado el solo...Aunque de los Perez se espera uno cualquier cosa, un historiador comic-ero, un profe judoka y una mami agrónoma, parece que la unica rana he sido yo... tendré que ponerme manos a la obra. ¡ANIMO HERMANITO!

El Juan Pérez dijo...

Tú eres la revolusionaria, mona.

Cesar Pérez dijo...

tres años despues ya podias haber empezado¡¡¡¡¡