Seguidores

lunes, 21 de junio de 2010

Cenicienta sin las botas puestas.


Parker era un inglés de la provincia de Málaga que quedó en la city con Brenda a eso de las five o´clock bajo la sombra del Big Ben. Pero llegó tarde y la girl ya no estaba. En su lugar se encontró un par de botas militares pues Brenda se marchaba voluntaria al ejército profesional huyendo de la crisis, y se las había dejado para que se las probase a otra con más paciencia. Entonces Parker se las calzó pero no eran de su talla y se volvió andando raro, cojitranco, hasta un pub donde las camareras andaban ligeras y una de ellas, a cambio de quitárselas, le juró amor eterno los siguientes 20 minutos.